El Caribe

 

 
 

 

 

 

El  Caribe es sin lugar a dudas, el paraíso para los navegantes. 

Es imposible que en este texto podamos transmitir la belleza de todos los sitios que en sus aguas, playas, islas, calas, pueblos, caminos, selvas, ríos, y montañas encontraremos, aunque vamos a tratar de daros una idea y todo ello aderezado con la típica música caribeña.

La navegación por las aguas del Caribe es fantástica, ya que los vientos dominantes que son los Alisios soplan habitualmente con una intensidad de 15 nudos de este a oeste, lo que nos permitirá navegar de una isla a otra con buen viento y en las zonas de sotavento de cada isla tendremos calas y playas muy seguras para fondear y pasar noches y días en unos parajes de ensueño. Salvo excepciones siempre será mejor navegar por la parte de sotavento de las islas.

En la parte de barlovento de las islas hay playas muy bonitas, que sin duda merece la pena ver, pero es mejor dejar el barco fondeado a sotavento e ir a pie o en algún medio de transporte público o taxi para llegar hasta ellas.

En algunas islas encontraremos marinas con todos los servicios náuticos que podamos necesitar y en otras no habrá absolutamente nada ni nadie, lo que nos permitirá disfrutar del mismo Caribe que Colón y los primeros navegantes que por allí pasaron vieron. Esta disparidad de islas nos obligará a hacer una adecuada previsión del viaje para poder disponer siempre de agua, hielo, combustible y provisiones.

La prueba de que esta zona es el paraíso de la navegación, es que todas las empresas importantes de charter náutico del mundo y otras muchas pequeñas, estamos allí presentes, lo que hace que la flota de veleros y yates de alquiler sea enorme con miles de de barcos de todas las categorías disponibles.

Para aquellas familias no habituadas a la navegación a vela, son muy convenientes los catamaranes a vela, ya que tienen la particularidad de que al no inclinarse, infunden mucha tranquilidad a los usuarios. Otra de sus ventajas es la de que dispone de amplios espacios sociales en el barco.      

Las vacaciones que pasemos en el Caribe en el barco que hayamos alquilado con nuestro grupo de amigos o familiares, serán inolvidables sin ninguna duda tal y como nos comentan todas las personas que conocemos que han tenido la suerte de hacerlo.

Las actividades que por allí podemos realizar son innumerables, desde el “dolche far niente” en una playa de arena blanca, el buceo autónomo o con unas simples gafas de buceo (snorkel), pasando por jugar al golf, escalar montañas, hacer descensos de ríos, pasear por playas o selvas o montañas, bañarnos en una cascada en el interior de la selva, ver toda clase de flora y fauna tropical, visitar museos, restos de fortificaciones españolas inglesas y francesas, cascos antiguos de ciudades y pueblos, hasta disfrutar de magníficos restaurantes y chiringuitos en las playas.

Eso sí, no hay que tener prisa.

Estamos a su disposición para cualquier consulta en: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla